La invención de la navaja.

Se cree que fueron los árabes que trajeron a España algún tipo de puñal o cuchillo, como las cimitarras, pero hasta entonces las navajas únicamente eran de barbero.

Éstas no tenían punta, pero si se plegaban. La invención de la navaja de barbero fue romana.

Así las navajas como tal, posiblemente, aparecieron a finales del siglo XV, y ya en el siglo XVI, con punta y plegables.

Es muy discutido, pues, quién fue su autor, pero se podría decir que fue invención romana el hecho de tener un instrumento cortante y plegable.

Aunque muchos otros investigadores le dan más crédito a la invención árabe, ya que ellos en su conquista, enseñaron el oficio del metal. Pero

está claro, por diversos escritos, que los romanos tuvieron la idea antes.

En España la tradición cuchillera se extiende con los siglos, en el diccionario Histórico de la lengua Española, Albacete es sinónimo de puñal o navaja. Antiguamente se consideraba así porque las navajas de Albacete eran las mejores.

Los fabricantes de sables y espadas no solían hacer navajas, ni puñales, los hacían los cuchilleros, a pesar de ser el mismo oficio. Los espaderos eran menos en comparación porque estaban muy especializados, ya que el acceso a estas armas era más selecto y por lo tanto, el oficio también lo era.

Los espaderos eran más reducidos, mientras que los cuchilleros eran más numerosos, así la manufactura de navajas fue muy popular.

En la obra “La Arcadia” de Lope de Vega, aparece por primera vez en nuestra literatura la voz “cuchillero”.

Estos no grababan su nombre en la pieza. Así los productos de cuchillería, como las navajas del siglo XVII, no llevaban grabados, ni el nombre del autor, ni su lugar de procedencia. El grabado de la marca, por así decirlo, fue un poco posterior a esa fecha.

El uso de navaja fue común en muchísimas profesiones:

Los pescadores, con ella quitaban anzuelos, cortaban cuerdas y redes…

Electricistas, que cortaban y pelaban cables…

Agricultores, que podaban la vid…

Tallistas, las utilizaban para tallar madera y similares…

Los escribanos, sacaban punta a la antigua pluma con tintero y también al lapicero…

… y hasta los buhoneros, que no solo la utilizaban a diario, sino que también las vendían y extendieron su uso por el país y Europa.

Se cuenta que, incluso, cada ciudadano de Albacete y alrededores llevaba una navaja encima.

De las cientos de anécdotas, una de las más curiosas es la de que en plena guerra del 1.808, contra los franceses, los españoles defendían su patria no solo con fuego, cañones, bayonetas y trabucos, con todo tipo de arma blanca, cuchillos y por supuesto con navajas….¡ por cada persona!..

Lo cual causaba auténtico terror entre las tropas napoleónicas, no podían superar ese miedo a ser atacados por navajas, ¿ se imaginan una navaja inmensa por cada ciudadano, atacando al soldado de turno, mientras éste intentaba cargar su arma?…

Tanto miedo causó que en Francia y en otras partes de Europa se corrió la voz incluso, de que cada mujer española llevaba escondida en su liga una navaja. Aunque esto fue solo un bulo. Pero si que en un tiempo, las prostitutas llevaban una en la liga, para que como dice aquella vieja canción “ las librara de todo mal”…¿ se dan cuenta con quién iban los franceses, no?.

Las guerras, los buhoneros y las conquistas de territorio por parte de los españoles llevaron la navaja típica española a Europa y América.Todo sobre cuchillos y navajas en http://cuchilleriassabin.com/455-jjmartinez-stacruz

Deja un comentario